Marzo del 2008


Biones- biones sapa

Publicado en General el 25 de Marzo, 2008, 9:52 por feyerabend
Biones


Hace más de un siglo se descubrieron unas diminutas formas de vida resistentes a altísimas temperaturas y radiaciones, capaces de evolucionar y reproducirse como bacterias y levaduras.


En 1939, uno de sus ayudantes, para demostrar la aparición de Biones, tomó por error una muestra de arena de playa, la calentó al rojo y la introdujo en la solución de cloruro potásico. Inoculada, dio lugar a colonias de Biones que al microscopio eran intensamente azules. Se agrupaban en paquetes y Reich les dio el nombre de SAPA BIONS, (Sand Packet). Estos Biones eran capaces de matar células cancerosas a una distancia de 10 micras. Además, sus cultivos tenían actividad radiactiva: Velaban placas fotográficas, causaban eritemas a través de un cristal y su contemplación prolongada, aun a través del microscopio, producía serias conjuntivitis. Generaban electricidad estática en objetos cercanos como los guantes de caucho e imantaban objetos de acero, como los instrumentos quirúrgicos.

Reich jamás logró reproducir este fenómeno con Biones tan potentes, y ya en EEUU, en 1944, se centró en los Biones de la tierra fértil, sobre los que hizo un montón de ensayos. Tierra de jardín mezclada con agua era sometida a un proceso de esterilización en autoclave, 30 minutos a 120º C, y el filtrado transparente y ambarino, que llamó AGUA DE BIONES, se envasaba en tubos herméticos que eran de nuevo esterilizados. Se mantenían congelados durante una semana y al descongelarlos observaba la formación de visibles copos. Al examinarlos al microscopio distinguían millares de Biones de un intenso brillo azul. En estos tubos de ensayo herméticos, los copos seguían creciendo y los Biones evolucionaban a protozoos contráctiles. Los llamó 'PA BIONS' y los consideró como acumulaciones de Orgón. Los PA Bions eran capaces de establecer puentes de energía con células debilitadas, como hematíes, para reforzarlos y aumentar misteriosamente su hemoglobina, lo cual era perfectamente comprobable al microscopio. También eliminaban a los Bacilos T, según Reich relacionados con el cáncer y a las mismas células cancerosas. Ratones tratados con Agua de Biones e inoculados de cáncer, sobrevivían mucho más, y algunos se salvaban, lo que no ocurría con los testigos. Utilizaba el agua con PA Bions en sus terapias para, a través de ella, cargar de Orgón a sus pacientes. Cuando descubrió que los acumuladores de Orgón, unos recintos especiales de hierro y materiales orgánicos, producían un efecto similar al Agua de Biones, pasó a introducir a sus pacientes en ellos.

BIONES

Publicado en General el 24 de Marzo, 2008, 4:41 por feyerabend
Wilhelm Reich (1897-1957) llamó BIONES a unas manifestaciones materiales y/o energéticas que podían percibirse mediante termografías en algunos sitios o alrededor de personas con algunas circunstancias psicológicas o biológicas especiales y raramente aparecían en fotografías.
También estas formas al parecer energéticas por su carácter sutil, eran descritas desde muy antiguo por los zahoríes, psíquicos, personas con ciertas facultades visuales poco comunes (capaces de ver un espectro más amplio de la luz) y Reich descubrió, con instrumentos que lamentablemente fueron confiscados por el gobierno de USA (al igual que todos sus desarrollos tecnológicos como el Cloudbuster y otros aparatos), que las personas producen durante el orgasmo una serie de fenómenos energéticos que se exteriorizan y pueden estudiarse desde un punto de la física. Esto era demasiado avanzado para su época, pero el gobierno yanqui supo echar mano de todo eso y hoy sus trabajos -como los avances sobre ellos- están en manos de un reducido grupo de tecnólogos.

Reich dividió básicamente los Biones en dos clases; a unos los llamó ORBs (ORgon Biological) que abundan en sitios (o alrededor de personas) con excelentes condiciones biológicas, contribuyendo a la vitalización de los organismos celulares (vegetales, animales o humanos), mientres que a otros los llamó DORs (Deadly ORgon).

Ambos parecen estar relacionados a los estados psicológicos de las personas, abundando los ORBs en fiestas, reuniones místicos y en general donde la actividad emocional de las personas es altamente positiva. En cambio los DORs aparecen en donde cunde el dolor, la desesperación y estados negativos en general, como sepelios, cementerios, hospitales, manicomios, lugares geopáticos, etc..
Mientras que los ORBs son luminosos, esféricos por lo general, que se capturan en sitios donde existe una armonía ambiental que facilita y mejora el desarrollo de los seres vivos, especialmente de las plantas, animales superiores y humanos, los DORs son opacos, generalmente marrones o negros, raramente esféricos y mayoritariamente oblongos, alargados, difusos en los bordes, con apariencia pringosa. En algunos sitios donde estos son fotografiados, veremos que las edificaciones (abandonadas o no) presentan muros sucios, con chorreones oscuros como de grasa, invadidos de bacterias saprófitas y algunas veces por líquenes tóxicos.

Wilhelm Reich no sólo pudo estudiar los biones observando la naturaleza, sino que fabricó aparatos para esas observaciones y para producirlos. El experimento Oranur realizado en 1950, para la producción de orgón en gran cantidad causó un incidente de importancia estratégica porque tuvo un relativo fracaso (en cuanto a objetivos) pero no en cuanto a descubrimientos. Se irradió mediante un dispersor orgónico una pequeñísima cantidad de material radioactivo, pero produjo un desastre biológico en muchos kilómetros cuadrados. Por esa razón fue perseguido por la Foot and Drugs Administration de USA, con el pretexto de que sus cámaras orgónicas de uso particular podían ser muy peligrosas. En realidad se trataba de apoderarse y monopolizar absolutamente todo el desarrollo científico de Reich, que ahora usan en el HAARP y otras armas catastróficas.

Hasta hace poco, sólo podíamos hablar de Biones, pero ahora sabemos que podemos fotografiarlos y también producirlos en su mejor calidad, efecto que se agrega a la lista de beneficios producidos por las pirámides correctamente construidas. Mientras los escépticos se dedican a no hacer nada práctico y detractar todo lo útil, nosotros vamos a seguir con esta investigación. Empezando por colocar en web una pequeña parte de la inmensa colección de imágenes que ya tenemos, con la invitación seria a especialistas acreditados en fotografía, físicos y demás investigadores, a acompañarnos en esta temática.
Desde ya que mi postura sobre el particular descarta completamente que estos ORBs sean entidades inteligentes, que tengan relación con cuestiones "extradimensionales", extraterrestres y cosas por el estilo. Ni siquiera son seres vivos, aunque sean fundamentales para la vida. Se trata de un fenómeno físico que aunque "simple" en su fondo, resulta de enorme interés científico.

Pasemos a las imágenes:

Estas se han tomado con cámara Kodak C663 Digital al anochecer del día 17/11/2006 en Relleu , Alicante, España. De estas como de todas conservamos sin achicar los originales. Se achican para poder editarse en web, pues los originales tienen unos 6,5 Megapixel y pesan entre uno y dos Mb.

Algunas de nuestras Piramicamas:

Una de las que mejor funcionan, está en Valencia. La cuarta está en Almería, con un funcionamiento normal, que ya es más que suficiente para producir los efectos deseados.

Estas han sido enviadas desde Buenos Aires, tomadas en el Festival de Creamfild el 11 de noviembre de 2006.


Entrevista a Eva Reich

Publicado en General el 22 de Marzo, 2008, 15:44 por feyerabend
La entrevista con Eva Reich se realizó en Caracas el 22 de noviembre de 1983, en la sede del Instituto Venezolano de Bioenergética dirigido por el doctor Simón Buvat de Virginy.

            Por su propio deseo, la entrevista se efectuó en dos idiomas, el inglés, y en francés, su lengua más querida, aparentemente. Para la transcripción y traducción del inglés recibí la útil colaboración de Simón Buvat. Que mis agradecimientos queden expresados aquí. En la parte francesa coloqué a ratos el signo de interrogación, allí donde la defectuosidad de la grabación o del francés empleado no me permitía una seguridad total.

            La entrevista está centrada en Wilhelm Reich, sobre su obra y su personalidad. Sólo una de sus hijas - la única que ha continuado tesoreramente la actividad de su padre -, podía restituir en el transcurso de un diálogo las relaciones problemáticas que conforman la vida y el pensamiento del autor. Ello nos sirve para medir la dimensión real de su obra y para rendir un homenaje a su memoria, 26 años después de su muerte. Wilhelm Reich murió en prisión de un infarto de miocardio, el 3 de noviembre de 1957.

 

            F.T.: ¿A 26 años de la muerte de Reich qué considera Usted actual o inactual en la obra de su padre?

 

            E.R.: Es una buena pregunta. Yo creo que el trabajo más importante de Reich no ha sido escuchado por la humanidad. Me refiero a sus investigaciones sobre el orgón, sus ecuaciones, el motor de orgón, sus planteamientos acerca de la necesidad del cambio de la humanidad, etc., que están basadas sobre la energía libre del espacio, en lugar de la energía mortal, nuclear, etc. Creo que sus últimos trabajos son los más importantes. Esa es mi opinión. Creo que toda esa parte de su obra es aún válida; en realidad toda, cada una de sus partes. Es posible que haya cosas erróneas aquí o allá, pero no encuentro muchas cosas para discrepar. Sólo una: su énfasis de lo negativo. El abrió una puerta hacia un nuevo territorio, pero encontró obstáculos, persecuciones y tuvo que trabajar con todas esas cosas negativas. En no pudo ver los nuevos desarrollos, sin que tuviera que luchar; vio el comienzo de las cosas, pero no sus posibilidades. Un ejemplo de ello lo constituyen los trabajos actuales respecto del nacimiento natural y el parto sin violencia. Sin que esos trabajos modernos sean puestos en relación con su propio nombre, la idea se ha apoderado del mundo, es decir, de que se trata de un proceso natural, de que el parto puede ser placentero y de que lo más importante es el contacto, orgánicamente placentero, para esos dos sistemas energéticos que son madre y bebé. Esa es su idea, y eso es lo que ha ocurrido. Creo que debemos alegrarnos de que ya no existan esos obstáculos. Cuando estuve en Ecuador, en invierno, me preguntaba por qué se ha comenzado a luchar contra el moralismo, la monogamia coercitiva, el patriarcalismo y toda la represión sexual que reina en América latina. ¿Por qué? Pues porque cuando todo ello exista nada puede moverse. ¿Entiende? Creo que fue completamente correcto que Reich comenzara en 1920 a luchar contra todo eso en un país católico, en Austria; que comenzara allí todo ese trabajo.

            Yo creo también que Reich pudo haberse equivocado en su opinión de que los OVNI eran hostiles. No tengo evidencia de ello; discrepo de él. Es cierto que aquí o allá se han encontrado vacas muertas, hendiduras, etc. Pero no creo que los OVNI sean destructores o que estén usando un poder negativo. También, pienso que probablemente se equivocó en su esperanza de que el gobierno norteamericano estaba de su lado. Tal vez hubo ciertos indicios de ello, pero creo que en eso se equivocó. Quizás era correcto esperar ese apoyo. Pero no pensó que se le pudiera perseguir en los Estados Unidos. El creía realmente en el principio de la libertad, en la Constitución. Reich no se equivocó en lo esencial, pero se equivocó en la apreciación del tiempo (timing). En U.S.A. se ha ido por un camino distinto, hacia la muerte, hasta que lo dejaron morir.

            Le critico igualmente que se haya dedicado más a construir la organización, la estructura material, los edificios y laboratorios de la Fundación Wilhelm Reich en Rangeley, que a profundizar lo que había descubierto. El no elaboró lo suficiente las leyes físicas del orgón. Murió dejando todo ello inconcluso. Me dijo que quería hacerlo en el futuro, pero murió y no lo acabó.

 

            F.T.: Pero el comenzó, en sus últimos años, a elaborar una formulación matemática de sus teorías.

 

            E.R.: Sí, es un material abundante. Yo estaba muy ocupada en salvar la Fundación, el lugar, pude leerlo cuando lo tuve en mis manos. Y esa ha sido una de mis luchas con Mary Higgins. Lo que ha ocurrido es que nunca más tuve acceso a ese material.

 

            F.T.: ¿Hay manuscritos de él que se perdieron en la cárcel?

 

            E.R.: Quizás sí, quizás no. Traté fuertemente de conseguirlos, pero no pude; yo era la responsable legal. Tal vez existen, tal vez no. No sé. Pero creo que no fue lo suficientemente consciente acerca de la diferencia entre el pensamiento tradicional de los físicos y astrónomos y su propio pensamiento. Yo he trabajado intensamente tratando de averiguar por qué no lo pueden aceptar. Veo una gran diferencia entre ambos modos de pensamiento; una discrepancia fundamental que necesita ser clarificada, antes de que ellos acepten las evidencias de la orgonomía.

 

            F.T.: ¿Cuál es la causa del rechazo de Reich por parte de los científicos? ¿Sobre qué se basa? ¿Sobre el problema de la sexualidad?

 

            E.R.: No, no tiene nada que ver con la sexualidad. Es la idea reichiana de que hay otra energía en el universo que se sitúa más allá del espectro-magnético. Eso no existe en la concepción de los físicos. Y de que ella posee leyes distintas, opuestas a la física. Yo le puedo dar ejemplos; actualmente me debato con ello. Si usted me preguntara qué voy a hacer con mi vida de aquí en adelante, le diría que me gustaría trabajar más ese aspecto.

 

            F.T.: David Boadella, en su biografía de Reich, considera que el orgón ha sido descubierto por otros científicos a partir de sus propios puntos de vista, pero que les ha faltado la síntesis globalizante para llegar a la orgonomía.

 

            E.R.: Sí, yo veo eso. Pero insisto en que el problema radica en que él no terminó sus investigaciones; murió antes de terminarlas. Eso no significa que estuviera equivocado. Usted me pregunta en qué estaba equivocado, quizás si hubiera tenido más tiempo, él mismo se hubiera autocorregido como corrigió su entusiasmo por el comunismo. Aunque yo misma he estado muy influenciada por ese período de su vida, porque cuando era niña me forzó a ser política. El grabó en mí la idea de que tener posesiones no era comunista, sino burgués. Yo he vivido de acuerdo con esos principios con los cuales él me educó en esa época. Pero más tarde cambió de ideas. Es decir, yo creo que él era capaz de autocorregirse a sí mismo.

 

            F.T.: Pero ¿no se podría decir que él cambió exageradamente de posición? Por ejemplo cuando acusó al comunismo de haberlo perseguido.

 

            E.R.: ¡Pero es verdad! Decía la verdad al respecto. Eso es lo que se llama stalinismo, el fascismo rojo. En Rusia no se permite pensar por sí mismo; es un crimen ser disidente. En otras palabras, estaba en lo justo, pues el stalinismo no acepta la autorregulación; allí se produce sistemáticamente un acorazamiento caracterial en toda la población. Tenía razón en eso de la persecución. Por ejemplo, yo sé que Milbred Brady, la mujer que inició la campaña contra él en 1947, era comunista realmente. Alguien que la conocía y que vive en mi ciudad me dijo que ella era comunista. Yo tengo evidencia; Reich no estaba equivocado.

 

            F.T.: Sí, pero yo quiero decir que eso explica que él se hiciera ilusiones sobre el gobierno de los Estados Unidos. Tenía una cierta idea maniqueísta: los malos son los comunistas, los buenos son los americanos.

 

            E.R.: Yo creo que fue llevado a eso porque fue muy perseguido, conducido contra la pared. El último período de su vida, que yo viví, fue muy malo para él. Comenzó a beber mucho, necesitaba a alguien, lo perseguían. El fue también un Casandra (ser ríe). Yo soy muy religiosa. Me pregunto que hubiera pasado si hubiéramos rezado para protegernos contra la persecución. La creencia en el rezo me vino después de ese período.

 

            F.T.: Pero Reich llegó a creer también: a su hijo Peter le escribió oraciones.

 

            E.R.: En su última época llegó a ser religioso; en eso cambió totalmente. Pero una religiosidad libre de dogmas. No creía en la represión sexual en nombre de Dios.

 

            F.T.: Sí, era una creencia spinozista en un Dios-naturaleza.

 

            E.R.: Sí, ser un cristiano. Pero en ese sentido debe seguir la vida de Reich para entender sus cambios. Cualquiera que haya sido su última convicción, siempre se mostraba muy seguro de ella. ¿Usted conoce el libro de A.S. Neill, Record of a Friendship? La correspondencia...

 

            F.T.: ¿Se refiera a la autobiografía de Neill? Allí el habla de Reich.

 

            E.R.: No, es la correspondencia que ambos mantuvieron. Es muy importante porque muestra que al final de su vida Reich era como sobrehumano, como alguien situado encima de una montaña, y que no mantenía desde hacía mucho tiempo relaciones con personas; se sentía como un águila solitaria. Y eso fue muy malo para él; rompió sus amistades, vivió solo; yo no amo ese período de su vida. Yo hubiera deseado que hubiera sido un ser humano común y corriente, con debilidades, amigos, comunicación...

           

            F.T.: Pensaba que sus discípulos no estaban a su altura, creo ¿No?

 

            E.R.: Yo no lo veo así. El me hizo a mí igualitaria. Yo hablo con todo el mundo con el mismo respeto. ¿Ud. ha visto eso? Esa es mi respuesta a ese largo período de cierta rigidez de mi padre; él desarrolló eso como un mecanismo de defensa. Mi igualitarismo proviene de su período comunista, cuando de niña me llevaba a las manifestaciones políticas. También soy una seguidora de Jesús, para el cual todos somos iguales. Jesús tampoco acentuó excesivamente lo negativo. Vea usted, cuando mi padre desentrañó el asesinato de Cristo, el Judas en cada uno, el hecho de que todos podemos ser asesinos potenciales, como capacidad, en ese momento llegó a un cierto antagonismo frente a los seres humanos y olvidó el amor; llegó a ser violento y eso le llevó muy lejos porque estaba muy sólo al final; recelaba fuertemente de su esposa y su posición era: "yo conozco todo esto y ustedes, pobres seres humanos, están detrás mío". Estaba en lo justo porque conocía muchas cosas, pero su reacción personal fue una soledad increíble. Creo que en esos momentos necesitaba una terapia, expresar sus emociones, golpear una almohada para sacar su rabia, en vez de echarla sobre la gente que estaba con él.

 

            F.T.: Se ha dicho que Reich era algo enérgico, duro, cuando trabajaba en terapia, con pacientes. ¿Cree usted que es cierto?

 

            E.R.: No sé. Yo lo vi trabajando con madres, niños y bebés y debo decir que fue muy bello. Esa parte de su trabajo que presencié y de la cual aprendí, era muy suave.

 

            F.T.: Peter Reich cuenta que, siendo niño, su padre trabaja con él terapéuticamente, le hacía masajes, etc. ¿Con usted hizo lo mismo?

 

            E.R.: Yo tuve una sola sesión con él; fue muy importante para mí, no recuerdo por qué, pero me liberó de un dolor terrible aquí (se levanta para indicar la base de la columna vertebral). Había acabado de tener una pesadilla en donde me clavaban una daga allí, y me había despertado gritando; quizás eso me pasó en otra vida. Me había sometido a una operación en esa época, en mi hospital. Puede haber llegado a ser parapléjica, e incluso morir, pues hubo 11 muertos en el hospital, porque había detergente en la anestesia. Quizás el sueño fue premonitorio. Cuando tuve la sesión con él, ese miedo de muerte apareció y él resolvió el problema.

           

            S.B.: El usaba masajes frecuentemente?

 

            E.R.: No sé. Yo escuché a veces gente que expresaba sus emociones con gritos. Pero, yo no tuve entrenamiento con él en orgonterapia. Yo era una estudiante en medicina, una joven médico, internista y me unía a él en el momento en que había abandonado su período como terapeuta en New York y había iniciado su nueva vida haciendo física orgonómica en Rangeley. Mi interés se deriva de los años 50 en adelante y en esa época aprendí de él bioenergía suave y sus teorías biofísicas. Yo no sé entonces si él era violento en terapia. Lo dudo.

 

            S.B.: Yo conozco mucha gente que trabaja en bioenergética, no sólo en orgonterapia, y que lo hace de manera muy suave. De modo que, según la necesidad, ambos tipos de intervención están involucrados.

 

            E.R.: Alguien me contó que, cuando algo lo afectaba, en la sesión él lloraba también. Se burlaba de los "pellizcadores de músculos", cuando alguien definía su trabajo como siendo eso.

           

            F.T.: Se dice igualmente que la bioenergía desarrollada por Lowen es mucho más violenta que la vegetoterapia reichiana. ¿Es verdad?

 

            E.R.: Sufrí un choque terrible cuando presencié el trabajo de Lowen a través de una persona que lo hacía, Robert Palmer, en New York, uno de sus discípulos; yo fui donde estaba él para una sesión. Había escuchado de gente que había sido casi asesinada, con moretones azules y negros. Yo tuve una de esas sesiones; fue un choque tan duro que me distancié de las terapias violentas. El presionó mis nervios y mi cuello hasta un punto que casi me ahogo. Fue terrible; me di cuenta de que eso no tiene nada que ver con terapia. Eso es lo malo de tomar algo bueno y distorsionarlo. ¿Usted presiona los nervios para producir dolor? (Se dirige a Simón Buvat).

 

            S.B.: Las presiones que se hacen en el cuerpo no tiene el objetivo de producir dolor; son para facilitar la descarga y liberación.

 

            E.R.: El problema no es la liberación, ni el romper la coraza. Es un error intentar romper la coraza. La coraza tiene que derretirse por sí misma, como una vela. La gente desarrolla una coraza como un mecanismo para sobrevivir, la necesita para llevar su vida. Yo no creo que haya que romperla.

 

            S.B.: Naturalmente, no se trata de romper; se puede presionar fuertemente sólo con el permiso del paciente; lo que es correcto.

 

            E.R.: (se dirige a S.B.): No puedo juzgar eso, porque no fui entrenada por él. Fui su aprendiz en el laboratorio, con el rompe-nubes, es decir, en su último período.

           

            F.T.: ¿Cuál ha sido la parte de la obra de Reich que ha sido más desarrollada por sus discípulos? ¿Hay cosas que han sido abandonadas por ellos? ¿Cuál es la situación?

 

            E.R.: Puedo hablar difícilmente de ello pues yo estoy muy sola en mi trabajo y no estoy asociada con los orgonomistas americanos.

 

            S.B.: Yo creo que la parte clínica es la que más ha tenido desarrollados, y por parte de los grupos filo-sociológicos o políticos, la obra de marxismo y psicoanálisis.

 

            E.R.: Claro, sí. Yo estoy esperando que los médicos jóvenes comiencen a trabajar con el acumulador. Personalmente me encuentro en una situación distinta, pues yo he trabajado en medicina durante 10 años con el acumulador. Por eso tengo curiosidad por el trabajo de ellos. En Viena hay ahora un grupo de jóvenes médicos que han comenzado a aplicar el test sanguíneo de Reich y a usar de un modo práctico el acumulador. Eso es lo que estoy esperando, que en medicina psicosomática se use el acumulador como cargador de energía, y el rompedor de energía negativa (DOR-buster) como descargador energético, cuidadosamente. Yo creo que todavía eso no ha comenzado en medicina.

 

            F.T.: Tengo entendido que el estado orgonómico de la atmósfera, hoy, no es el mismo que durante la época de Reich.

 

            E.R.: Es cierto hay varios factores que influyen. En primer lugar, la energía alrededor de la Tierra se encuentra muy contaminada; ya no es tan fresca como en esa época. Vistas a distancia, las montañas ya no se ven azules, sino púrpura o verdes. Hay una capa de smog sobre la tierra. En los edificios existe ahora mucha lyz fluorescente, muchas cámaras de televisión, aire acondicionado, ya no hay orgón fresco. Hay que tener, más que nunca, contacto con el aire libre, abrir las ventanas. El doctor Graves lo ha probado; de ahí que el acumulador dé resultados negativos en los hospitales, en las ciudades. Por eso yo vivo en el campo desde hace 30-35 años; yo no quiero vivir en las ciudades; los resultados son negativos, ahora se obtienen temperaturas negativas en el acumulador, en vez de positivas.

 

            F.T.: ¿Pero el acumulador puede acumular energía negativa, DOR?

            E.R.: Sí, ese es el problema. Yo le enseño a la gente que el acumulador recoge únicamente la energía del ambiente. Si ésta es mala, hay que cambiar de modo de vida, no hay que tener rayos católicos, betamax, luz fluorescente, etc. Hay que tener contacto con el aire fresco. Por eso en los hospitales el acumulador no funciona, allí la energía es muy mala.

 

            F.T.: De acuerdo. ¿Pero puede ser peligroso si se utiliza el acumulador en un ambiente energético dañino?

 

            E.R.: No, su uso local es benéfico; para las heridas, etc. Reich aconsejaba a las mujeres embarazadas utilizarlo diariamente, media hora por lo menos. Yo no lo recomiendo, excepto, quizás, si se está muy fatigada, y prevengo sobre las reacciones negativas: náuseas, enfriamiento. En esos casos hay que tomar un baño, una ducha. Las personas que reciben radiaciones, Röntgen, o energía nuclear en medicina, no pueden utilizar el acumulador, se produciría una contra-acción, en dos minutos se sentiría muy mal por el efecto Oranur.

 

            F.T.: ¿No existen textos de Reich donde haya intentado, después del experimento Oranur, extraer las conclusiones de esa confrontación violenta entre energía nuclear y orgón?

 

            E.R.: Sí, hay una parte de su obra que no ha sido publicada. Pero yo he sacado una conclusión. Comprobé que el radio que se utilizó para el experimento se encontraba incapacitado para descargar un electroscopio. Con ayuda de un hilo, colocamos el radio sobre la capa metálica superior del electroscopio cargado. El electroscopio estaba cubierto de una capa no metálica, como un acumulador, ya que es la única manera de cargarlo con una energía proveniente del metal. El electroscopio había sido cargado, creo, con una barra de caucho frotada unas cuantas veces sobre el cabello, que después se deposita encima del aparato. Al poner el radio tratado con la energía orgón sobre el electroscopio, no se produjo su descarga. En ese momento la física de hoy se derrumbó ante mis ojos, pues me di cuenta de que continuaba cargado a pesar de que debía descargarse, según la física.

 

            F.T.: Había algo ahí, entonces, algo ocurría.

 

            E.R.: Sí, quiere decir que el radio había cambiado de calidad. Mucho tiempo después nosotros pudimos tocar el radio sin temor alguno, pues ya había cambiado. Fue sólo años más tarde que pude sacar una conclusión. Creo que el experimento Oranur demostraba que existía una adición de la energía vital al núcleo pesado del radio, que impedía la desintegración debida a la insuficiente atracción gravitacional de las partículas. Después de la irradiación con el orgón, el núcleo del radio estaba muy fuerte, obstaculizando su desintegración; de ahí que él no se descargara.

 

            F.T.: Eso significa que, contrariamente a la hipótesis inicial de Reich, el orgón no neutralizaba la energía nuclear?

 

            E.R.: Sí, porque si el núcleo del radio se desintegra la radiación nuclear deviene secundaria. Pero ese cambio del radio no es una prueba, pues no se han hecho estudios químicos y otros. La cuestión es que yo pensaba que después del experimento se podría trabajar sin problemas con el radio; yo misma lo había manipulado; pero no se había descargado porque el núcleo se encontraba en un estado de energía vital suficiente como para mantener la gravitación. Ese es el resultado del experimento. Es preciso entender que hay un antagonismo entre la energía nuclear, los rayos gamma, todas las radiaciones electromagnéticas, y la energía primaria del orgón en el Universo. Los físicos, hoy, se declaran indiferentes ante la existencia creciente de micro-ondas, radares, etc. Para ellos, ciertos problemas orgánicos, patógenos, no tiene relación con el estado creciente de esas energías. Al respecto, le recomiendo dos libros muy buenos de John Ott, Health and light y otro anterior del mismo autor que se llama My Ivory Cellar, que resume sus experiencias con las plantas; allí muestran su reacción peculiar a las micro-ondas. Este autor descubrió el efecto perjudicial de la radiación sobre el cuerpo, sobre el sistema vivo. Los físicos, por el contrario, no descubren ninguna reacción; no establecen ninguna relación entre ambos fenómenos. Sin embargo, el sistema vivo muestra disturbios de crecimiento y otros. Si se coloca un cultivo de granos, de frijoles, sobre el televisor, las raíces tendrán disturbios y la planta perderá su sentido de gravedad. Si se colocan ratones de laboratorio, en una caja, ante el televisor, sin ninguna protección ante los rayos gamma, ellos devienen agresivos, se atacan. Por el contrario, cuando están protegidos por una placa de plomo, no muestran indicios de perturbación. Es verdad ¿ah? Estos libros indicaban hasta perturbaciones en el cerebro y una sensibilidad del embrión ante los ultrasonidos. Por lo demás, no se ha explicado por qué el embrión es sensible a la energía nuclear; es algo que no se entiende. Para la orgonomía, por el contrario, esto se debe a que dichos sistemas poseen mucha energía vital libre y algo de masa. Esos sistemas son muy sensibles al experimento Oranur, mucho más que los adultos, que ven reducida su energía vital. La proporción entre energía libre y masa es diferente en los adultos y en el feto. He ahí las cosas que la física no considera importantes. La humanidad corre el riesgo de morir cancerosa en 100 años, si no se cambia el modo de vida. Las estadísticas lo muestran las tasas de crecimiento están subiendo constantemente. Todos nosotros estamos sufriendo un experimento Oranur ante la televisión, las micro-ondas, los radares, etc.; que afectan a nuestro sistema energético. Pero si eso no se comprendía es porque no existía medidas; ahora, después de esos experimentos, todo ello se hace más evidente. Hay que tener instrumentos nuevos para esos trabajos, pues la energía vital no es registrada por los instrumentos electrónicos. Nosotros estamos rodeados, encerrados por las radiaciones electro-magnéticas; hoy, eso ha alcanzado niveles increíbles. Cuando joven, antes del experimento Oranur, yo notaba todo el esplendor  radiante de la primavera, hoy ya no es lo mismo; yo todo ha cambiado. Con mi padre observábamos mucho la atmósfera circundante con el orgonoscopio, los espacios oscuros durante la noche por ejemplo, para constatar el movimiento de la energía y sus fenómenos luminosos. Y era totalmente distinto; se veía azul o gris. Actualmente se ve sólo rojo o violeta y los movimientos son como los del rayo (lighting).

           

            F.T.: Pero usted habla de los Estados Unidos. ¿No cree que en América latina es algo distinto?

 

            E.R.: Sólo en las comunidades primitivas, pues ellos no poseen todos esos aparatos y están en contacto con un ecosistema lleno de vida aún. Yo creo que si se continúa imitando el modo de vida americano, el cáncer afectará a todos. Hoy hay dos  peligros serios. Por un lado la energía nuclear, y por otro, esa ausencia de energía vital fresca. Por eso estoy y de acuerdo con los naturalistas: necesitamos agua no contaminada, aire fresco, alimentos naturales no cocidos, verdes.

 

            F.T.: ¿No cree que sería importante revivir esa idea de hace algunos años, a saber, reunir en un Congreso todo el movimiento reichiano internacional?

 

            E.R.: No, es muy pronto. Lo que hay que ver es que el estado energético ha cambiado desde la muerte de Reich. Por eso los resultados no son los mismos. Por eso no se pueden repetir sus experimentos. La conclusión del informe oficial sobre la defensa del medio ambiente lo dice claramente: nuestro ecosistema está en peligro, nuestro planeta corre el riesgo de perder su energía vital. Esa es la verdad. Ahora hay una gran sequía en África y la gente se muere de hambre.

 

            F.T.: Usted dijo un día que si se colocaban rompe-nubes en puntos estratégicos del planeta, Australia, por ejemplo, se podría detener un poco toda esa devastación ecológica.

 

            E.R.: Sí, tenía la idea de formar una cadena de rompe-nubes para empujar la energía del oeste hacia el este de manera organizada. Se podrían escoger 100 islas con una serie de montañas en el centro, y que son demasiado húmedas, con el fin de hacer un equilibrio con los rompe-nubes. Hay muchas islas así: Madagascar, el sur de Nueva Zelanda, etc. Así, podría hacerse una demostración; mostrar que el rompe-nubes puede cambiar ese micro-clima. Tenía muchas ideas, pero ahora lo que espero es que los científicos de este modo decidan hacer algo contra la devastación mortal; la vida va a morir. Hay que cambiar. Hace unos días leí una entrevista en francés del científico Teller donde repite lo de siempre: más energía nuclear, más guerras; él está por la muerte. Y justo al lado de su entrevista había un artículo sobre la sequía y los muertos en Africa. Era increíble la diferencia entre ambos textos. Los científicos de hoy deben cambiar su piel humana.

 

            F.T.: No, eso será siempre así, ellos continuarán así.

 

            E.R.: Aprender la ciencia hoy implica ridiculizar las emociones. Desde hace 10 años he tenido una formación en ciencias, y he visto cómo se forman los jóvenes ingenieros con métodos para pensar sin sentir; son como autómatas; viven sólo en la cabeza. Es increíble. Hay que cambiar, hay que permitirles de que permanezcan seres humanos. Es cierto que hoy existe un movimiento alternativo, ecologista, pero es una minoría; son los otros quienes tienen el poder. Y son billones y billones de dólares que hay detrás. Basta ver las cifras para el armamento. El 54% de lo que pagamos en impuestos va a la guerra. Es increíble. Reich no es sino un sólo ejemplo de cómo se persigue la vida. Actualmente hay una investigación en curso, al respecto, del Congreso de los Estados Unidos. Yo quiero ver, antes de morir, a qué conclusiones llegarán. En mi país, la gente que investiga la vida es perseguida.

 

            F.T.: ¿Cuánto concluirá esa investigación?

 

            E.R.: No sé. A todos los países adonde yo viajo proclamo la necesidad de una investigación así.

 

            F.T.: ¿Ud. considera, pues, que el trabajo más importante por hace es con los niños?

 

            E.R.: Sí, yo dirijo todos mis esfuerzos en esa dirección. Esa era la idea de Reich y yo trabajo en ese sentido. Es increíble las cosas buenas que se están llevando a cabo en ese terreno. Claro que yo hago una mezcla de sus ideas con las mías. A veces tengo problemas para diferenciar mi propio desarrollo después de su muerte, de sus ideas ulteriores.

 

            F.T.: Sí, esa era una pregunta que quería hacerle. Generalmente siempre hay problemas entre parientes E.R.: hijos. Usted, en cuanto hija de Reich, ¿qué tiene que decir sobre él,, en cuanto padre?

 

            E.R.: Sí, tuve muchos problemas pues mi buena relación con él la tuve sólo cuando era muy pequeña. La primera cosa ocurrió cuando fue internado en el hospital, yo tenía 3 años, y fue su primera desaparición. Pero bueno, fue OK. Después, la época berlinesa fue muy mala para mí. Yo estaba en un centro juvenil y me encontré abandonada, fue muy doloroso perder mi familia. Después de eso nunca tuve un hogar. Después fui como una amiga para él, pero comenzó a influenciarme en la política, cuando tenía 7, 8 años, con mucha fuerza.

 

            F.T.: ¿El estaba ya separado de su mamá?

 

            E.R.: No, pero era un período de peleas verbales entre ellos. Cuando me forzó a ese actividad, tuve mi primer desafío a su autoridad, pues me negué, le dije que no quería. Es por eso que soy muy solidaria en mi vida. Como él me forzaba, yo compensé viviendo de otra manera.

            F.T.: ¿Esa situación cambia cuando usted termina sus estudios en medicina?

 

            E.R.: Sí, pero quiero decir que la separación más severa para mí fue cuando se divorciaron; la ley contemplaba la posibilidad de que yo podía decidir, a los 14 años, con quién de los dos iría a vivir. Mi mamá era muy indirecta, diplomática, maniobrera. Hay un cuaderno de ochenta páginas llenas de cartas de ese período que han sido reunidas y que muestran cómo me predisponían contra él; muchos adultos me decían "él miente, te utiliza". Ellos querían impedir ponerme en contacto con él; no querían que fuera yo misma ni que trabajara para cambiar mi ser contra la adaptación al castigo. Se habla mucho de eso, de la adaptación, en la Viena de hoy, a la manera de Freud. Desde hace 9 años trabajo en terapia Gestalt y un día descubrí - que conducía mi coche y quise de pronto decir 3 cosas a mi madre y a la psicoanalista que me hacía un lavado de cerebro diciéndome que mi padre era un enfermo, un loco.

 

            F.T.: ¿Era una amiga de Reich?

 

            E.R.: No, bueno, antes sí. Era Gerta Bonstti, una psicóloga como no hay que serlo, utilizando la vida de los otros ... bah, no era buena.

 

            F.T.: Entiendo.

 

            E.R.: Las tres cosas que me dije en voz alta mientras conducía, eran: "¡él no está loco!"; en segundo lugar: "¡yo quiero vivir con él!"; y tercera: "¡no me digan qué debo pensar!". después de esas cuestiones que me salieron muy claramente, nunca más tuve problemas en mi relación con mi padre. Pues esa era mi verdad que estaba reprimida de una manera activa. Mi vida era algo extraordinaria, porque yo era víctima de muchas personas que querían atacar a mi padre, atacándome en su lugar a mí. Muchas veces me ha pasado eso; es mi destino. ¿OK? Después de ese descubrimiento con la Gestalt, establecí una buena relación post mortem con mi padre. Fue la solución. Porque cuando estábamos juntos, siempre había una pelea. Antes de eso me volqué a su obra a los 25 años, cuando comencé una orgonterapia con el doctor E.Baker en 1949. Un año después cambié mi vida y llegué a ser su asistente. Pero no me sentía muy bien con toda esa historia de traiciones. Yo fui también un Judas en su vida, porque pensé durante muchos años que él estaba loco. Y mi hermana Lorette todavía se encuentra metida en eso; pero tiene sus razones porque fue abandonada. Pero todos los psicoanalistas siguen pensando eso de Reich. Yo tengo muchas dificultades para aceptar el psicoanálisis, para leerlo; me encuentro en una posición antagónica frente a él, porque en mi caso fue muy mal utilizado; sólo para hacerme un lavado de cerebro. Ahora puede comprender a los que les han lavado el cerebro en ese sentido, porque yo hice un buen trabajo psicoterapéutico con esa situación.

 

            F.T.: Ya que usted habla de eso quisiera hacerle una pregunta, aunque sea un asunto muy delicado. Ilse Ollenfort afirma una cierta paranoia de Reich y Luigi di Marchi considera que esta se manifestaba a nivel social, sin interferir para nada en sus investigaciones científicas. ¿Qué piensa usted de eso?

 

            E.R.: No, yo no creo en absoluto. Usted no es paranoico si, afirmando que lo persiguen, termina sus días en una cárcel. Es verdad que él fue perseguido; eso no era una invención suya; fue la verdad de su vida. Sólo que él proyectó esa persecución a las personas con las que convivía; era su manera de reaccionar.

 

            F.T.: Sí, pero hay gente que utiliza algunos de sus trabajos para hablar de su locura. Hay que hablar de eso. Por ejemplo sus tesis acerca de los OVNI, donde dice que probablemente él era un hijo de un extraterrestre.

 

            E.R.: Sí, pero era para impresionar. Hay que tener el derecho de pensar cosas así, de tener pensamientos así. Esa era la idea.

 

            F.T.: Ah, eso es importante.

 

            E.R.: No decía que él fuera un extraterrestre. Como los griegos, que pensaban que los dioses tenían relaciones sexuales con las mujeres terrenas, él consideraba la posibilidad del contacto entre seres extraterrestres y el mundo humano, que existen interrelaciones sexuales y quizás niños. ¡No! El estaba totalmente lúcido. El era sólo celoso y tenía defecto de carácter. Pero no estaba loco. De eso estoy totalmente segura. Solamente en la prisión cambió totalmente.

 

            F.T.: ¿Usted lo vio en esa época?

 

            E.R.: Sí, dos veces, en la cárcel. Estaba deprimido, contraído, sin energía. Ah, terrible,...

 

            F.T.: Se sentía sólo.

 

            E.R.: Sí, era un hombre totalmente diferente. Bebía y su alimentación no era buena; comía mucha mostaza, que es mala para el cuerpo. No vivía de una manera natural. Pero insistió que él no estaba loco. Se le persiguió y la gente se ocultaba; era muy difícil saber quién se encontraba detrás del ataque.

 

            F.T.: Cuando Reich llegó a los Estados Unidos notó que en ese país existía una determinada liberalidad sexual y llegó a afirmar que en ciertos aspectos ello superaba sus tesis acerca de la revolución sexual. ¿Usted cree que la revolución sexual que él propuso es algo ya superado por nuestra época?

 

            E.R.: ¿Dónde? ¿Aquí? ¿En América?

 

            F.T.: En general, en el mundo, o, digamos, en los países más desarrollados.

 

            E.R.: No, eso es gradual. Hablé de eso esta mañana en la televisión, existen muchos grados, niveles, de esa revolución. Los países más avanzados son los escandinavos. Por eso Reich trabajó intensamente allí, en los años 30, durante 6 años. Nadie se pregunta por qué esos países están adelantados. Pero en esos países no existe, sin embargo, el nacimiento sin violencia. Eso prueba, para mí, que son necesarias ambas. Porque si falta ese comienzo "caliente", si se está anestesiado, si es violento el nacimiento, si se está separado, no se sentirá mucho después, sino que se estará en un estado esquizoide, catatónico. Los sueños son muy alcohólicos, duros, rígidos, como helados, se drogan, están buscando algo. Yo creo que eso se debe a esa falta de un buen comienzo en la vida, de ese contacto corporal, de ese placer.

 

            F.T.: Es decir que todas las proposiciones de la Sexpol de Reich, en aquella época, son todavía válidas.

 

            E.R.: Ah, absolutamente. En la televisión hablé también de ello. Creo que la explosión de la pornografía, y todo eso, es un resultado de personas educadas de manera represiva. Cuando se llega a los 18, 20 años, el individuo adquiere súbitamente su libertad. Es una libertad secundaria, no es una libertad que crece desde la infancia.

 

            F.T.: Ah, no es la autorregulación.

 

            E.R.: Yo creo que si se tiene la libertad desde muy temprano, en las distintas etapas sexuales, no contra la voluntad, sino una actitud natural y libre sobre la sexualidad, no habrá necesidad de hacer todas esas cosas pornográficas, todas esas posiciones. Se es más espiritual en la sexualidad. No se será un monógamo compulsivo, ni se estará buscando constantemente un objeto sexual. Pienso que nosotros no hemos visto aún la verdadera revolución. Reich la llamaba la revolución biológica, sin coraza. Eso no existe todavía, porque el nacimiento es muy, muy violento. Creo que en el futuro, dentro de algunas generaciones se verá un cambio, habrá más libertad, no será todo tan duro, será más fácil. No habrá esa presión sobre la liberación. No será necesaria; si se tiene libertad se es más dulce, no se es compulsivo: "hay que hacer el amor tantas veces por día, a la carrera" (hace gestos y golpea las manos denotando compulsión). Creo que todo eso es secundario. Yo no era totalmente libre por que mi padre tuviera esas ideas; el mundo donde crecí no era así, era un mundo negador de la sexualidad, los otros niños no eran libres y las otras personas que me cuidaban interferían; no era mi padre o mi madre, sino los otros; yo fui un poco descuidada; abandonada, demasiado libre; no había mucho contacto corporal en mí familia porque se tenían ideas sobre la seducción, el Edipo. En mi vida el Edipo no fue importante, sólo la interferencia de los otros niños, eso fue un hecho; la prohibición del incesto y eso no fue tan terrible para mí. ¿OK? Creo que mi sexualidad fue perturbada por las prohibiciones externas, del mundo...

           

            F.T.: De la escuela, etc...

            E.R.: Sí, del mundo de los muchachos, la escuela. Yo estuve en una escuela que no era coeducacional; yo no conocí (...) Yo tuve un período de juventudes políticas, de grupos de liberación sexual; mi primera relación fue a los 14 años con un hombre que amé mucho y fue una tragedia en mi vida pues lo perdía y no sé si vive todavía, en Checoslovaquia. Estaba muy apegada a él; eso es malo. Es mejor si una muchacha es más libre y no es tan dependiente. Pero era una cosa de mi carácter.

 

            F.T.: ¿Piensa escribir algo biográfico sobre su padre?

 

            E.R.: ¿Yo misma? Oh, sí, quizás, pero doy muchas entrevistas, las que hice con Gerard Ponthieu para la revista Sexpol, por ejemplo. Quiero retirarme ahora un poco, en algún lugar, para escribir mis experiencias solamente. Porque me doy cuenta de que estoy en otra situación distinta a la que me encontraba al morir mi padre. La cosa más importante para mí, ha sido descubrir que mi tristeza y mis dificultades provienen de mi nacimiento; que mi nacimiento fue increíblemente malo, con anestesia y una respiración defectuosa. Mi melancolía se deriva de allí. Después de haber sabido eso, me siento mejor, yo soy yo misma ahora; eso era como llevar un peso sobre mi vida. Este verano tuve una sesión de ajustamiento del cráneo, porque yo nací con fórceps, y después de eso me siento aliviada, ligera. Mi padre me amaría más, ahora, como soy. Creo que él no comprendía qué era lo (que pasaba?= ruido de fondo).

 

            F.T.: ¿Y su hermana Lorette sufrió mucha más que usted?

 

            E.R.: No, es totalmente diferente, porque su padre la rechazó, la abandonó. El le dijo a mi madre: "esa es tu hija". Pues ellos la tuvieron después del buen período del matrimonio; creo que fue una idea de mi madre de tener otro hijo, y no de él. Mi hermana es muy vulnerable; ella es psicoanalista, ha seguido el modelo de mi madre que es psicoanalista y se casó con un historiador, economista. Ella está muy adaptada al mundo, hizo psicoanálisis y lo enseña.

 

            F.T.: ¿Su madre vive aún?

 

            E.R.: No, ella murió en 1971, en enero. Sí, mi hermana es muy vulnerable; se asemeja a su padre, un poco cuadrada, robusta; es muy inteligente, hace muchas cosas, trabaja en la casa, tiene 3 hijos. Ahora ya son grandes...

 

  

 

  

  
  

[1] 

Profesor de Filosofía en Caracas

F.T.: Freddy Tellez.;E.R.: Eva Reich. S.B.: Simon Buvat.

(www.esternet.org)

The Oranur conspiracy

Publicado en General el 22 de Marzo, 2008, 14:57 por feyerabend

© Copyright 2006

Pleasant Mount Press, Inc.

All Rights Reserved

The Oranur Conspiracy

by J.P. Befumo

A rich and thought-provoking page-turner based on the life of Wilhelm Reich, who claimed to have created life, cured cancer, controlled weather, shot down space ships, and powered motors--all by harnessing the power of sexual energy.

Wilhelm Reich was censured by the United States government, prohibited from ever speaking of the energy source he claimed to have discovered, and thrown into prison, where he died under suspicious circumstances mere days before his parole hearing. A United States Federal Court ordered all of his books burned, despite protests from the American Civil Liberties Union.

Available early 2007


Read some reviews (refer to earlier out-of-print edition).

download excerpt
 

Introducción a la energia

Publicado en General el 22 de Marzo, 2008, 14:36 por feyerabend

INTRODUCCIÓN:

El experimento ORANUR fue la experiencia que realizará el Dr. Wilhelm Reich sobre la energía. Era una respuesta antinuclear. Generó una serie de consecuencias no esperadas en base a la investigaciones que venía realizando con la energía orgón.

Debemos situar el año 1934 como un año donde WR continúo las experiencias de la libido en la bioelectricidad, en las respuestas que dio al problema de la angustia. Luego descubrirá los biones SAPA y luego la radiación. Todo ello en  Escandinavia. En 1939 viaja a EEUU, a dar clases sobre psicosomática en la New School Social  Researches. Ya había enviado sus equipos de laboratorios con las investigaciones que venía realizando sobre biones y radiación, para temas de oncología.

Ya en Estados Unidos comienza a investigar sobre el acumulador de orgón y luego en los '50,  el ORANUR EXPERIMENT y OROP desert. Todas estas investigaciones giran sobre la ENERGÍA. Hoy ese campo que Reich denominó orgonomía tiene su base real en la BIOFÍSICA, la biología molecular, la astrofísica, la física cuántica: es LA TEORÍA DEL TODO que recién han descubierto.

He afirmado que Reich es Aristóteles, porque el estagirita estudió en su libro FISICA el MOVIMIENTO.  Reich le ha dado un nuevo giro epsitemológico a la ENERGIA: lo que mueve el universo.

Carlos Liendro